La caída del Imán by NAWAL AL-SA DAWI

By NAWAL AL-SA DAWI

L. a. caída del Imán, obra maestra de l. a. narrativa árabe genuine, no sólo constituye un testimonio humano excepcional, sino una insólita y bellísima pieza literaria de gran envergadura. En palabras de Doris Lessing, «,el relato trata de las mujeres que sufren l. a. áspera dominación islámica, pero podrían ser mujeres de cualq

Show description

Read or Download La caída del Imán PDF

Similar spanish books

Additional resources for La caída del Imán

Sample text

Yo mismo no podía creer que fuera el Imán y Jefe de aquellas gentes. Cerré los ojos y me abandoné a la grata sensación de ser el Jefe sin ser el Jefe. De este modo, podía moverme libremente, sin necesidad de llevar chaleco antibalas ni temer que me asesinaran; porque sabía que ya había sido asesinado antes, y era mejor ser un Imán muerto que no ser Imán en absoluto. Ahora mi nombre sería el Imán Mártir, y este nuevo nombre me daría una nueva grandeza. Estaba por encima de la muerte y podía sentarme en mi trono sin temer a mis enemigos ni a mis amigos.

Dirá «no» delante de mi pueblo y susurrará «sí» en mi oído. Entonces me acordé de mi amigo, que era el hombre ideal para desempeñar este papel. Él había heredado de su padre tierras y dinero y lo que ahora buscaba era fama, un lugar en la Historia, para que la gente recordara su nombre. Además, ahora que había visitado la tumba del Profeta en La Meca y adquirido el título de respeto de Haj, estaba mejor preparado para desempeñar este papel. Desde luego, yo sé que su corazón está vacío de fe y que su esposa no cree en un Dios sino en tres, y que hace la señal de la cruz y se arrodilla ante la Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Hasta me olvidé de cómo era su cara, con todas las cosas que tenía que atender en mi vida. Y así año tras año, y pasaron veinte sin que hubiera ido a verla a su casita del Sur, en la que siempre había vivido. Yo tenía los ojos fijos en el cielo, y no veía nada más que a Alá y el Hizb Allah. Hasta me olvidé de que existía otro partido, el Hizb Al Shaitan. En realidad, el Hizb Al Shaitan nunca hubiera existido, si yo no hubiera decretado que era necesaria su creación. Me dije: Si Satán no se mueve libremente entre mi pueblo, ¿cómo podrán conocer el miedo?

Download PDF sample

Rated 4.34 of 5 – based on 33 votes